Esclavitud


 

Aprendo lo que significa ser libre cuando confronto mi esclavitud

 

No me doy cuenta de cuán atada a los hábitos estoy hasta que repito el acto más lentamente, poniendo consciencia en él: mis ojos resiguen el color que cubre mis labios pero mi atención no está en ellos, sino que empiezo a bucear en mi interior acechando al pensamiento que rige ese gesto.

¿Qué veo?

¿Qué me digo?

¿Qué me cuento?

¿Cuántas personas forman parte de la película que estoy empezando a ver?

¿Hay alguna de ellas aquí y ahora?

La esclavitud no reside en el gesto si no en la parte de la mente que lo ordena.

Atender mis actos de manera consciente me va a permitir vivirlos de otra manera, como por ejemplo liberarme de no saber porqué los hago.

Ello me lleva a poder escoger con qué actitud y/o propósito me los vuelvo a pintar.

Paso de la ignorancia a la capacidad de responsabilizarme de mis actos, por cuanto empiezo a conocer los mecanismos que rigen en mi organismo cuerpo-mente.

Si existe la libertad, me parece que debe ser algo parecido a esto…

 
 
 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *