Veo Veo

Veo Veo

 

 

Sufrimos porque rechazamos la actualización de nuestro estado y andamos cual vídeo, adelante y atrás, recordando o imaginando.

Nos entretenemos minutos y horas, a veces días, (sí, a mi me ha pasado y algunas veces aún me pillo in franganti) reformulando conversaciones caducadas y entretejiendo futuros inconsistentes, sin darnos cuenta que esto es alimento para la mente, una mente ávida y malcriada, que va a estar pidiéndonos más y más para impedirnos que podamos descansar en la paz del silencio, en el vacío del infinito.

Nuestra parte humana ha olvidado su auténtica naturaleza, su origen, y vive atrapada entre el aparente control de los actos y la falsa percepción del tiempo, mientras nuestra esencia espera, plácida y serenamente, ser reconocida.

Actualízate y ve quien eres

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *